6 de noviembre de 2018, Bruselas, Bélgica: “¿Qué hace que una democracia sea saludable?”

Después del Foro de partes interesadas de la justicia europea, el Presidente de la EUR, Vivien Whyte, y la Tesorera Catherine Assioma asistieron a un evento organizado por la Asociación Internacional de Abogados en el Parlamento Europeo sobre “¿Qué hace que una democracia sea saludable?”

El eurodiputado Michał Boni organizó el evento, que incluyó discursos de varios otros líderes políticos europeos.

El Sr. Frans Timmermans, Primer Vicepresidente de la Comisión Europea, pidió a las personas que no olviden las lecciones de la historia. La democracia, los derechos humanos y el estado de derecho están allí para proteger a la minoría. Insistió en que la igualdad ante la ley era la base de la democracia y expresó su preocupación de que en algunos países la democracia ahora se está definiendo de manera diferente. Los ataques contra las instituciones, el poder judicial, los medios de comunicación son parte de un patrón. Nuestra visión de la sociedad está ahora en juego. Los derechos humanos deben ser protegidos.

El eurodiputado Claude Moraes, presidente de la Comisión LIBE, lamentó el «comercio faustiano» que las democracias no liberales hicieron con su pueblo, sacrificando la libertad por la estabilidad.

Afirmó que no podría haber crecimiento económico sin democracia liberal e insistió en la necesidad de que los juristas, la sociedad civil y los activistas trabajen juntos para promover la democracia liberal.

El Sr. Martin Šolc, Presidente de la Asociación Internacional de Abogados, presentó los vidéos que su organización ha creado para concienciar al público sobre las preocupaciones relacionadas con el estado de derecho. Estos videos están disponibles de forma gratuita en: https://www.ibanet.org/rule-of-law-videos-en.aspx . El presidente Šolc animó a los participantes a compartirlos libremente. No están sujetos a derechos de autor.

El siguiente orador fue el Sr. Philip Bittner, Jefe del Departamento Legal en la Representación Permanente de Austria ante la Unión Europea. Insistió en la necesidad de una prensa libre y la responsabilidad de los Estados miembros para garantizar la protección de los periodistas.

El Consejo de Europa estuvo representado por el Sr. Matjaz Gruden, Director de Participación Democrática, quien se preguntó sobre la falta de resiliencia ante los intentos deliberados de subyugar a las instituciones. Hizo hincapié en la necesidad de educar a las personas para cuidar el estado de derecho y sugirió que se cree un marco europeo de referencia para la inteligencia democrática en el modelo del marco existente para las lenguas.

El profesor Wojciech Sadurski, de la Universidad de Sydney, destacó que la principal amenaza para la democracia provino de los «autoritarios electivos». Las elecciones libres y justas requieren derechos civiles y políticos (asamblea libre, libre asociación, libertad de expresión) y la separación de poderes. Según él, no existe una democracia no liberal, ya que no hay democracia sin derechos civiles y políticos y separación de poderes. La separación de poderes es lo más importante, es una salvaguardia porque no hay democracia cuando el poder está en manos de una sola persona. Insistió en el hecho de que el estado de derecho era mucho más importante que el estado de derecho porque los gobernantes están obligados por la ley.

El director de la Comisión Europea, Emmanuel Crabit, declaró que una democracia saludable requiere el estado de derecho y las salvaguardas, el respeto efectivo de los derechos fundamentales (incluido el derecho a la privacidad y la protección de datos), así como la transparencia en línea en el contexto de las campañas electorales. Expresó su deseo de una mayor cooperación con la sociedad civil.

Los intercambios con el público revelaron, entre otras cosas, propuestas para vincular la asignación de fondos de la UE a la promoción del respeto por el estado de derecho.

Al concluir la reunión, el Sr. Boni declaró que debemos considerar cómo estar juntos, cómo abordar la desinformación y la «ignorancia» de las personas que no están involucradas en la democracia real, en las escuelas y en el debate público o en los medios de comunicación.

Expresó un sentido de urgencia al comparar la situación actual con la que existía en Europa a principios de los años treinta.